DICIEMBRE 2015

Os dejamos unos vídeos que se están tratando en clase este mes.

Los escultores simplemente saben qué cosas se tienen que remover para poder sacar la obra de arte que hay dentro. Es así como sacaron algo que estuvo ahí desde un principio.
Cada uno es escultor de su propia existencia.
De doce hombres que no tenían letras, la mayoría pescadores; frecuentemente preocupados solo de sus cosas, rencorosos, orgullosos,
salieron doce personas que cambiaron el mundo. La ayuda de Jesucristo hizo que fueran capaces de sacar ,cada uno de dentro de sí, esa persona generosa, atenta, valiente, con corazón, que había dentro.
Si dejamos que Jesucristo nos ayude, también de nosotros puede salir esa obra de arte que llevamos dentro.

 

 

Somos felices cuando compartimos una experiencia. Pero ¿Es lo mismo si nadie está ahí? Estás ahí para tus amigos y ellos estarán ahí para ti. Pero no habrá nadie si es una reunión por “whatsapp”. Nos estamos volviendo antisociales, y no podemos encontrar satisfacción en mirarnos los unos a los otros y mirar los ojos de alguien.
Somos una generación de teléfonos inteligentes y gente tonta. Así que levanta la vista del teléfono y apaga la pantalla.
Sólo se puede amar a una persona de verdad con el trato personal, cara a cara, de tú a tú.
Lo mismo ocurre con Dios, sólo se le puede amar tratándole personalmente, cara a cara, de Tú a tú.
Eso es lo que nos muestra la Navidad. Dios se hace criatura ─Jesús─ para que podamos tratarle personalmente, cara a cara, de Tú a tú.

 

 

                      ¡FELIZ NAVIDAD A TOD@S!

NOVIEMBRE 2015

Da un poco de amor, ¡y verás lo que ocurre!

El amor tiene una doble cara: es un regalo que se entrega, una medicina que todo lo cura y lo vivifica; y, al mismo tiempo, es un virus contagioso: nos lo transmitimos unos a otros cada día.
A veces basta un pequeño gesto, como el de tender la mano. Basta con una pequeña acción que inicia una cadena inesperada… Y entonces se opera el milagro.
El amor hace posible el milagro de que la vida sea maravillosa.

De tanto comportarse como un enamorado, volvió a enamorarse

. Una historia que nos habla de volver a amar cuando los sentimientos se han esfumado. Nos habla de “revalorar” al amado, volverlo a descubrir, y a amar, cuando sabemos que habremos de perderlo.

La mejor red social del mundo

Esa cadena inesperada que comienza cuando das amor; que no depende de si hay o no sentimientos, sino de saber descubrir el valor de la otra persona por lo que es, y no por lo que tiene o no tiene. Esa cadena inesperada…, se aprende a comenzarla en la familia, porque es en la familia donde se aprende a amar y a dar amor.

 

Se va experimentando la verdad de estas palabras del escritor francés: “Si sientes palpitar tu corazón ante una persona, eso no es amor, sino sensibilidad. Si te extasías ante su belleza, eso no es amor, sino admiración. Si pretendes a toda costa un beso, una caricia, eso no es amor sino sensualidad. Amar no es sentirse emocionado por otro, porque la esencia del amor no es sensibilidad, sentimiento, deseo, emoción, simpatía o pasión, sino una entrega personal y libre a otro (y entregar la persona no es entregar sólo el cuerpo, sino también ilusiones, proyectos; alma, corazón, toda la vida, presente y futura. Y para entregar algo, hay que poseerlo primero; y lo que se da no se quita, se da para siempre, si no, solamente se está prestando)”

 

Para el próximo mes procuraremos ver que amor = misericordia; es más, misericordia es otro nombre del amor y, ¡¡asómbrate!! eso es la Navidad.

Una historia de superación

“La historia de Anna Clendenning es la una historia de superación de una chica joven de 21 años, que consigue salir de su enfermedad gracias al cariño y paciencia de sus padres y su contacto con la música, que le abre las puertas de la confianza en Dios, en los demás y en sí misma. Ponemos su presentación en el concurso de jóvenes talentos en el que se hizo famosa en todo Estados Unidos el pasado año.”