ENERO 2016

Desde Capellanía os deseamos un feliz año lleno de apasionantes retos y alegrías.

Estos son los vídeos que se van a tratar en clase este mes, con el lema: SOLO QUIEN AMA ES CAPAZ DE PERDONAR

VÍDEO 1

De alguna manera, el amor hace que uno viva en el corazón del otro. Los dos corazones están cerca.
Cuando se quiere a una persona se quieren dos cosas: el bien del otro (ágape) y al otro (eros).
• Querer al otro sin querer su bien es egoísmo
• Querer el bien del otro sin quererlo a él, puede ser humillante.
Cuando no solo quiero tu bien, sino que te quiero a ti, necesito tenerte cerca.
La ofensa hace que los corazones se separen; y cuando pedimos perdón o perdonamos, buscamos al otro, restituir la situación de cercanía que se había roto con la ofensa; no lo que el otro tuviera o me pudiera dar, sino a él mismo.
Cuando pedimos perdón, estamos diciendo: sin ti me falta algo, tengo la certeza de que me quieres lo suficiente para acoger lo que te voy a pedir y sé que eres lo suficientemente bueno para darme lo que te pido: pedir perdón hace que el otro se sienta querido; es una forma de decir te quiero.
No pedir perdón es una forma de decir, no te necesito; me da igual que estés lejos de mí; es una forma de decir que no te quiero.
Perdonar es propio de los padres. Por eso, perdonar es lo propio de Dios. Se suele decir: la Naturaleza, nunca perdona; el hombre, a veces perdona; Dios, siempre perdona.
Todo este desarrollo, parece muy difícil, se puede decir que heroico, por eso, San Juan Pablo II decía: Sólo los amores heroicos son hermosos (Carta a las familias, JP II)

 

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

VÍDEO 2

El rencor es un sentimiento que nos destruye por dentro. Nos preocupamos tanto por lo que nos han hecho, que no podemos despojarnos de esa bata negra que tenemos encima, y cargamos casi toda nuestra vida con recuerdos que nos desgastan día a día.
El rencor nos aísla, nos deprime, no nos deja perdonar.
Guardar rencor es no saber amar de verdad.

Perdonar es renunciar a esos sentimientos de ira, resentimiento, dolor…, es olvidar de todo corazón el daño emocional, de palabras o gestos de personas, que nos han causado dolor en algún momento de nuestra vida.
Perdonar es cerrar heridas que estuvieron abiertas, ponerle una tirita al corazón, es cerrarle una puerta al pasado y construir un buen presente, es darle una nueva oportunidad a la vida.
Perdonar es saber amar de verdad, porque sólo el amor verdadero es capaz de perdonar de verdad.

Si quieres ser feliz por un día, véngate; Si quieres ser feliz para siempre, perdona.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

 

 

 

 

 

REZETAS, ingredientes para la elaboración de una vida más sabrosa

Este año los regalos de Navidad en Altaviana se han adelantado con la aparición del primer ejemplar de la revista REZETAS que ahora os presentamos. Puedes descargártela si quieres desde aquí mismo. Esperamos que os guste y contamos con vuestras sugerencias y colaboraciones. Ojalá REZETAS pueda llegar a ser un buen instrumento para acercar Altaviana a más alumnas y familias cada día. ¡GRACIAS Y FELIZ NAVIDAD!”

REZETAS DICIEMBRE.PDF

DICIEMBRE 2015

Os dejamos unos vídeos que se están tratando en clase este mes.

Imagen de previsualización de YouTube

Los escultores simplemente saben qué cosas se tienen que remover para poder sacar la obra de arte que hay dentro. Es así como sacaron algo que estuvo ahí desde un principio.
Cada uno es escultor de su propia existencia.
De doce hombres que no tenían letras, la mayoría pescadores; frecuentemente preocupados solo de sus cosas, rencorosos, orgullosos,
salieron doce personas que cambiaron el mundo. La ayuda de Jesucristo hizo que fueran capaces de sacar ,cada uno de dentro de sí, esa persona generosa, atenta, valiente, con corazón, que había dentro.
Si dejamos que Jesucristo nos ayude, también de nosotros puede salir esa obra de arte que llevamos dentro.

 

 

Imagen de previsualización de YouTube

Somos felices cuando compartimos una experiencia. Pero ¿Es lo mismo si nadie está ahí? Estás ahí para tus amigos y ellos estarán ahí para ti. Pero no habrá nadie si es una reunión por “whatsapp”. Nos estamos volviendo antisociales, y no podemos encontrar satisfacción en mirarnos los unos a los otros y mirar los ojos de alguien.
Somos una generación de teléfonos inteligentes y gente tonta. Así que levanta la vista del teléfono y apaga la pantalla.
Sólo se puede amar a una persona de verdad con el trato personal, cara a cara, de tú a tú.
Lo mismo ocurre con Dios, sólo se le puede amar tratándole personalmente, cara a cara, de Tú a tú.
Eso es lo que nos muestra la Navidad. Dios se hace criatura ─Jesús─ para que podamos tratarle personalmente, cara a cara, de Tú a tú.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

                      ¡FELIZ NAVIDAD A TOD@S!